europedirectcoslada.es

Economía y negocios

5 consejos financieros para madres trabajadoras

El cliché de un marido que gana el pan de su familia después de un duro día de trabajo, y vuelve a casa con su cariñosa esposa que se ha pasado el día limpiando y cocinando ha desaparecido casi por completo en esta nueva sociedad.

Afortunadamente para las mujeres con mentalidad progresista, las madres trabajadoras están en aumento.

5 consejos financieros para madres trabajadoras

En muchos hogares, las madres trabajadoras son ahora el principal o único sostén. Pero también son la persona sobre la que recae la toma de decisiones financieras para la familia.

Con el aumento de los ingresos viene una mayor responsabilidad, y esa carga puede ser difícil de soportar para las mujeres que fueron criadas en una sociedad centrada en el hombre.

Afortunadamente, estas dificultades son sólo un síntoma de que la sociedad actual ha cambiado y está cambiando para bien. Pero de momento, las mujeres como sostén de la familia puede que necesiten algunas estrategias, mientras la sociedad se ajusta a su equitativo papel en las finanzas domésticas.

Estos son algunos de los consejos financieros que pueden valer para madres que trabajan fuera de casa.

Tomar decisiones financieras juntos: Incluso si eres la que trabajas en casa, necesitas tomar las decisiones financieras junto con tu marido o pareja. Inclúyelo en cualquier toma de decisiones y pregúntale sobre los planes que tiene él.

Comprar un seguro adecuado: Una vez que has formado una familia, contratar un seguro de vida se convierte en imperativo. Pero es aún más importante si vuestros sueldos son muy dispares.

Asegúrate de que el seguro tenga suficiente cobertura para que tu familia sea capaz de mantener su estilo de vida en caso de que algo te suceda. También debes considerar adquirir un seguro de incapacidad en caso de que seas incapaz de trabajar. Este tipo de planes de contingencia, como los seguros, puedes aliviar tus preocupaciones sobre ser el único o principal sostén económico.

Externalizar el servicio de limpieza: Un aumento del sueldo conlleva muy a menudo más horas de trabajo. Entre trabajar y criar a los hijos, ¿quién tiene tiempo para preocuparse por lavar la ropa y limpiar los suelos? Una persona que se ocupe de la limpieza de tu casa por lo menos unos días a la semana, puede ayudar a aliviar tu estrés y permitirte más tiempo para que te centres en lo realmente importante.

Ahorrar para tu maternidad: Si planeas tener más hijos, necesitas planificar con antelación tu próxima maternidad. Empieza a planificar y ahorrar para ello y no olvides hablar con tu jefe con antelación para informarle de tu decisión.

Darte cuenta de que no puedes hacerlo todo: Si estás ocupada en la oficina unas 50 horas a la semana, hay muchas probabilidades de que te vayas a perder muchas funciones de tu hijo en la escuela.

Cuanto antes te des cuenta de que un buen salario tiene su precio, menos podrás centrarte en lo que te falta. Piensa en las oportunidades que puedes ofrecer a tus hijos por el trabajo duro que estás haciendo.

Ser la que lleva las riendas del hogar es una faceta todavía desconocida para la mayoría de las mujeres, y no es de extrañar que la responsabilidad pueda ser difícil de soportar.

Con el tiempo, el cambio en la igualdad de ingresos será una noticia vieja, pero por ahora, las madres trabajadoras todavía están en período de adaptación.