europedirectcoslada.es

Economía y negocios

El impacto económico del coronavirus comienza a notarse en Europa

El Coronavirus ya ha entrado en la categoría de pandemia y así lo confirmó recientemente la Organización Mundial de la Salud. La cepa COVID-19 ya ha afectado a más de 158 países, con más de 180.000 casos confirmados y subiendo, miles en cuarentena y 7000 casos que han acabado en muerte.

La rápida propagación de la enfermedad ha causado pánico a nivel mundial y los mercados han comenzado a desplomarse.La caída de precios, fuga de capitales, devaluación, falta de productos, cancelación de viajes y eventos a una escala casi sin precedentes, amenazan con sumergir al mundo en una recesión global similar a la del 2008 sino peor.

El impacto económico del coronavirus comienza a notarse en Europa

Europa. El segundo territorio más afectado

Si bien el 80% de los casos de coronavirus se encuentran concentrados en China, Europa es la segunda región más afectada por la enfermedad. Italia, por ejemplo es el territorio con más casos dentro del continente y sus autoridades han decidido cerrar fronteras, cancelar vuelos y poner al país entero en cuarentena.

Medidas similares se esperan que tomen el resto de los países vecinos si el virus se sigue expandiendo. Pese a que la UE anunció un fondo de 25.000 millones para hacer frente a la crisis del coronavirus, la caída en la producción, el cierre de comercios, la posibilidad de recesión y desempleo son una realidad que está comenzando a suceder.

Mientras los bancos intentan mantenerse operativos, reubicando personal y tomando medidas económicas para garantizar las inversiones de sus clientes. Las empresas comienzan a anunciar que los balances no serán nada buenos, pues la falta de suministros ha detenido la producción y el cierre o la suspensión temporal es inevitable.

Una de las áreas más afectadas es la del transporte aéreo. Con la cancelación de varios destinos, el cierre de fronteras y la reciente prohibición de Estados Unidos y latinoamérica de recibir vuelos provenientes de China, Europa y Japón, se estima que las pérdidas de las aerolíneas ascenderán a más de 113.000 millones de dólares.

El sector turístico también se ha visto sumamente afectado. Una de las principales fuentes de ingresos de varios países de la Unión Europea se encuentra prácticamente parada y lo más probable es que la situación se extienda al menos hasta entrada la primavera cuando las temperaturas asciendan y se espera que el virus remita.

En relación a esto, se sabe que el virus COVID-19, prolifera en épocas de baja temperatura y, si bien aún no se conoce al 100% cómo funciona y las autoridades piden cautela en relación a esto, se espera que la llegada de las altas temperaturas disminuirá su transmisión. El problema, de ser así, lo tendrían las regiones de Europa en las que las temperaturas, incluso en temporada alta no ascienden lo suficiente.

Mientras las bolsas y los mercados del mundo se siguen desplomando y las principales economías del mundo comienzan a sentir un impacto significativo, el virus se sigue propagando y se estima que en el peor de los escenarios, las pérdidas globales superen los 2,7 billones de dólares.

La situación en España

Con más de 10000 casos confirmados, la mitad de ellos en Madrid y más de 300 muertos, el Presidente Pedro Sánchez ha declarado el Estado de Alarma, esta es la segunda vez que se toma esta medida en estado de democracia y solo se recurre a ella en circunstancias extraordinarias como por ejemplo una crisis sanitaria.

Las medidas que incluye van desde limitar el racionamiento del uso de los servicios o artículos de primera necesidad, la circulación de civiles en determinadas zonas o condicionar a la población al cumplimiento de ciertos requisitos.

Este protocolo implica además la colaboración de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para mantener el orden y el cumplimiento de las medidas que se vayan a tomar con respecto al virus.

Recordemos que se trata de un virus sin tratamiento ni vacuna, por lo que tomar medidas de prevención frente al coronavirus es la mejor posibilidad para evitar que la población se enfrente a las consecuencias directas. Estas medidas, por contra están dañando seriamente el desarrollo económico y social.

Hasta el momento se ha determinado que todos los centros educativos deben cerrar en principio durante 15 días, cierre de discotecas y centros de recreo infantil así como la suspensión de la mayoría de los eventos culturales.

Las actividades deportivas así como los entrenamientos grupales deben suspenderse y serán postergados hasta nuevo aviso.

Todas estas medidas tendrán en principio una duración de 15 días aunque no se descarta que el plazo pueda prolongarse de no remitir la enfermedad.